Patricio Villena

Bajo el Orden del Caos

Patricio Villena

¿Qué es la vida sino un laberinto difícil de comprender para nuestra limitada capacidad? ¿Qué es la existencia sino una danza constante en torno al desconocimiento? Pues eso es el caos precisamente. Es aquel orden no predecible de las cosas, son aquellas fuerzas o esferas del conocimiento que escapan de nuestros lindes pero que, no por ello, son un desmadre sinsentido.

(más…)

Más vale solos que mal acompañados

Patricio Villena

Hace cerca de una semana tuvimos una reunión para finalizar la elaboración del video referente a la charla que hace poco tiempo dio nuestro amigo Welf Herturth en Chile, con el fin de explicar lo que es el nacional anarquismo, permitiendo así aclarar varios de los prejuicios y preconcepciones que se tienen de este pensamiento que reúne dos términos para muchos oximorónicos. Más allá de poder señalarles que próximamente estará disponible de manera online  y gratuita dicho material, aquel evento no hubiese tenido mayor importancia, salvo por la charla que se dio posteriormente entre el editor del video y algunos de los miembros del CIPC. (más…)

Un 12 de Octubre de 1492

Por Patricio Villena

Un día como hoy, pero ya hace 524 años, la historia de la Humanidad, para bien o para mal o simplemente lo hizo según el lado de la vereda por el que transitamos, cambió para siempre.

Si bien existe discusión constante respecto a si Cristóbal Colón efectivamente no sabía hacia qué tierras se dirigía siendo su llegada a América un asunto accidental o si tenía conocimiento previo sobre la ubicación de éste “inexplorado” trozo de tierra, dicho importante evento acaeció de todas maneras. Con su arribo a las pequeñas islas ubicadas en la zona central del continente americano comenzó el asentamiento de un individuo exótico que generó curiosidad en las poblaciones indígenas locales.

Dicho evento ocurrido un 12 de Octubre de 1492, evento marcado por un lado por la llamada “Historia negra del Descubrimiento de América” entre los grupos que condenan la llegada Europea -más específicamente española- a esta zona del mundo, mientras que por el otro se encuentran aquellos que festejan la llegada del Imperio Español, aquel que gracias a la toma de posición del continente se transformaba en el “imperio donde no se ponía el sol”

Esta mirada sesgada y dicotómica sobre El Descubrimiento muchas veces se sustenta más en cuestiones sentimentales (como suele ser la tónica en la actualidad) más que en la verificación y análisis contextual e histórico.

Por un parte, aquellos fanáticos de “Las venas abiertas de América Latina (que de “Latina” bien poco tiene)” sostienen que los aborígenes americanos vivían prácticamente en el paraíso, donde la violencia, el hambre, la esclavitud y las enfermedades no existían; suponen que las distintas tribus danzaban de la mano alrededor de una fogata. Pero la realidad es bastante diferente según ha dejado de manifiesto la historiografía:

  • los conflictos y matanzas eran cuestión de cada de día entre las tribus locales;
  • el sometimiento por parte de aquellos más poderosos entre los indígenas era habitual, aprovechando la superioridad tecnológica y armamentista;
  • la esclavitud era una institución implantada en sociedades como la Maya, donde inclusive era posible convertirse en un “pentacc-ob” por no poder pagar los tributos correspondientes al “halach-uinik” (gobernador supremo);
  • los sacrificios humanos se cobraron la vida de miles con el fin de apaciguar la sed de sangre de sus dioses. Los aztecas realizaban las llamadas “Guerras Floridas” con el fin de capturar prisioneros destinados a ser inmolados desde lo alto de sus pirámides.
  • la sobreexplotación de los recursos naturales también era practicada, situación que llevó posiblemente a la civilización Maya a su extinción;
  • el cobro de tributos a los vencidos y la imposición cultural fue el método en que el imperio Inca avanzó y sometió grandes extensiones territoriales.

Al final pareciese que entre los pueblos indígenas la realidad no era muy distinta que aquella que se vivía -y vive- en cualquier confín del mundo, donde, por más que les pese a muchos, las leyes de la Naturaleza, donde la igualdad no existe y el más fuerte se impone sobre sus inferiores, reinan y reinará. La evidencia, alejada de aquellas oníricas visiones románticas, reduce a lágrimas el mundo indígena perfecto que algunos han creado en sus cabezas, dejando el desarrollo de la vida tal cual es: dura y cruda.

En la otra vereda tenemos a aquellos que festejan la llegada española como si ellos mismos fuesen españoles, negando todo posible mal actuar español como si ellos se hubiesen bajado de las galeras para ser testigos oculares de cada paso que dio el imperio español en esta tierra. Son hijos de aquella misma mirada romántica que nubla el juicio, intentando ocultar o minimizar situaciones como que:

  • muchos indígenas fallecieron por enfermedades traídas por el hombre blanco, más allá de que no haya sido su intención ocasionar dichas muertes;
  • en ciertas zonas algunos conquistadores fueron muchos más duros en su actuar, generando grandes números de bajas, muchas veces innecesarias, entre las poblaciones locales;
  • que, si bien la extracción de minerales nobles fue baja debido a la tecnología de la época, efectivamente dichos minerales apreciables en dinero, sin desconocer que parte importante era reinvertido acá mismo, fue usurpado y utilizado para los beneficios de otros ubicados en una tierra lejana;
  • que se masacró culturalmente a los indígenas mediante la imposición de una religión y una visión del mundo ajena, perdiéndose para siempre en el tiempo parte de la historia de la humanidad;
  • que mediante el mestizaje promovido por la corona española –al igual como se realiza en el mundo europoide en la actualidad- se destruyó en parte el legado étnico y racial de las comunidades autóctonas y de aquellos que vieron difuminarse su vinculación con su historia ancestral en su antiguo hogar. Declaraba la Real Cédula de 5 de febrero de 1514: “Es nuestra voluntad que los indios e indias tengan, como deben, entera libertad para casarse con quien quisieren, así con indios como con naturales de estos nuestros reynos, o españoles nacidos en latí Indias, y que en esto no se les ponga impedimento. Y mandamos que ninguna orden nuestra que se hubiere dado o por Nos fuera dada pueda impedir ni impida el matrimonio entre los indios e indias con españoles o españolas. y que todos tengan entera libertad de casarse con quien quisieren, y nuestras audiencias procuren que así se guarde y cumpla”.

Al igual que entre aquellos que rechazan el Descubrimiento, una visión poco realista desde el lado español de lo que dicho magno evento fue termina desvirtuando la realidad.

La realidad y la vida simplemente son, jamás son perfectas y siempre son duras; más cuando se trata de pueblos enfrentados, donde necesariamente existirán excesos y altos costos humanos durante el proceso que extenderán sus efectos hasta el fin de los tiempos.

Es comprensible que aquellos que sienten una vinculación con el pueblo indiano desarrollen animadversión contra aquellos que vinieron y se llevaron por delante a aquellos que ellos aprecian, así mismo, también es entendible que los herederos del Imperio español o los que mantienen afinidad con él abracen dicha gesta que los llevó a cruzar el mundo y vencer a un enemigo para nada débil, alcanzando laureles para su pueblo. Pero ambas visiones, y cualquier otra sobre cualquier hecho, siempre debe observar ambas partes de la moneda con el fin de generar un criterioso análisis.

¿Pero por qué me refiero a dicho evento? ¿Qué tiene que ver con nosotros? Simple. Es, precisamente, el hecho que permite que hoy nos encontremos en este camino por la substanciación de ese “Nosotros”, de aquella identidad que durante siglos se nos ha negado por medio de gentilicios o construcciones jurídicas de laboratorio que esconden la compleja realidad de nuestras diversas sociedades.

La llegada del Imperio Español a estas costas fue el puntapié inicial para el asentamiento de las primeras familias europeas que luego tendrían sus primeros hijos nacidos ya bajo el alero de la Cruz del Sur y que siglos después ayudaría a convencerse a familias que pasaban penurias en el Viejo Mundo a emprender la aventura hacia una tierra similar a la que dejaban atrás.

La llegada española es como el cruce del estrecho de Bering: el comienzo de todo, el inicio de nuestra historia como Criollos, hijos de la sangre europea y el suelo americano.

El 12 de Octubre nosotros no ensalzamos al mundo indígena ni condenamos la llegada española, puesto que no somos indigenistas ni antiespañoles; el 12 de Octubre nosotros  no festejamos al Imperio Español ni a la católica corona española, puesto que no somos españoles ni somos Realistas.  Nosotros, cada 12 de Octubre festejamos que aquel día hace 524 años atrás se dio inicio a nuestra historia como Criollos, a que dicho evento propiciara el hecho de que hoy nos encontremos aquí, de que hoy miremos otro cielo y pisemos otra tierra.

Un 12 de Octubre de 1492 comenzó nuestro deambular por estos nuevos pagos. Camino que hoy recorremos buscando entender cuál es nuestras identidad más allá de esa cáscara exterior que nos engloba como Criollos, qué es aquello que nos diferencia como Criollos de nuestros hermanos asentados en la tierra de nuestros ancestros o en otros confines del mundo.

Un 12 de Octubre de 1492 nacimos…

Metapaganismo

 

Por Patricio Villena

 

Metapaganismo es sabiduría atávica,  reconocida y vivida en el presente;

Metapaganismo es el comprender que tras un Dios existe un concepto, una figura, una idea transciende;

Metapaganismo es interiorizar que la ley suprema es aquella ley que la Naturaleza nos ha entregado;

Metapaganismo es Sangre, es estirpe, es herencia, es legado;

Metapaganismo es vinculación con el mar, con el aire, con la tierra, con el Suelo sagrado;

Metapaganismo es el quebrantamiento de la hegemonía materialista imperante;

Metapaganismo es saber que somos más que huesos y carne, que somos energía vital vibrante;

Metapaganismo es lucha en un mundo que nos invita a bajar la cabeza y rendirnos;

Metapaganismo es rebeldía y subversión ante una sociedad que nos apunta y desea corregirnos;

Metapaganismo es concatenación ante un Sistema que nos quiere sin pasado, sin identidad, sin memoria;

Metapaganismo es jamás cambiar nuestras raíces por su historia;

Metapaganismo es reconocimiento de nuestros antepasados, con sus errores y aciertos;

Metapaganismo es combate en el presente, honrando nuestra estirpe guerrera y a nuestros ancestros;

Metapaganismo es construcción hacia el futuro sin olvidar nuestros cimientos;

Metapaganismo es vida, en una Era que nos desea muertos…

Un futuro gris

Todos sabemos que los Gobiernos, sean del color político que sea, nunca dan –como se dice en Chile- puntada sin hilo, que tras cada una de sus medidas o tras cada una de sus pautas hay un objetivo mayor detrás que no muchos son capaces de apreciar, ya sea porque no les interesa o porque son incapaces. (más…)

Bellum Vitae

"Prometeo le trae fuego a la humanidad" (1817), por Heinrich F. Fuger

“Prometeo le trae fuego a la humanidad” (1817), por Heinrich F. Fuger

por Patricio Villena

Aunque Lucifer haya caído abatido ante la furia de Mammon, seguiremos en la lucha;

Aunque la pluma de Homero se seque ante el nuevo pastor Coehlo, seguiremos en la trinchera;

Aunque Breker y Buonarotti sean subyugados por Picasso y Botero, seguiremos en la senda;

Porque esa es nuestra esencia, porque esta es nuestra guerra.

 

Que caiga el Coliseo ante la demoledora de sus edificios inertes

Que se abran las fronteras para su mundo sin barreras

Que su arcoíris tiña los mástiles donde otrora flameaban los símbolos patrios

Que sus desérticos mandamientos violen e  invadan aún más la pagana tierra

 

Nada de lo que destruyan o corrompan nos importa

Nada de  lo que hagan doblegará nuestras creencias

Porque mientras viva mi gente se alzará nuestra prometeica flama

Resurgiendo cual fénix hasta alcanzar nuestra eterna magnificencia

 

Clamores populares resuenan cual tambores de guerra en el Viejo Mundo

Refutando su Sistema que ha destruido milenios de sapiencia

Se respiran deseos de batalla, renace el guerrero desde lo más profundo

Trayendo en sus manos la soga que ejecutará vuestras sentencias

La peor herencia

Patricio Villena

criollo 123

Ha pasado menos de un año desde que conmemoramos una vez más, en una reducida pero tremendamente simbólica actividad, el Día de la Raza, el día del comienzo de nuestra historia en nuestra tierra americana, conquistada  y colonizada por nuestros ancestros, y  trabajada con posterioridad por aquéllos que decidieron quedarse y perpetuar su linaje en la lejanía de nuestro nuevo hogar.

(más…)

Que las cimitarras vuelvan a rodar

Patricio Villena

300px-SiegeOfAcre1291

Sigue la crisis “terrorista” en Europa, por más que las cosas estén ahora un tanto más calmadas –o eso nos hace creer la prensa. Sigue la fiesta para todos aquellos que desean ver la sangre del Viejo Mundo correr por sus irreconocibles calles. Sigue la algarabía para todos aquellos “modernos europeos” que desean ver desangrar su tierra y a su gente para así librar al mundo de la tan deleznable y pesada carga que sus ancestros le dejaron a cuestas tras cometer las peores salvajadas de la historia (como si la historia de los otros pueblos se hubiera escrito entre flores y abrazos, tolerancia y amistad). (más…)

La libertad pesa menos que la sangre

Patricio Villena

Hoy la libertad, como valor intrínseco y meta a alcanzar por la humanidad,  se ha transformado en la moneda de cambio con la que muchos deciden desarrollar su camino por este mundo tenebroso. Y no es de extrañar esto en una sociedad donde aquellos más perspicaces, aquellos que logran ver más allá de sus narices, se han dado cuenta de que por más que el Sistema blanda la espada de la libertad en sus diferentes discursos y acciones, lo que en realidad hace con su otra mano es retener con mayor fuerza la cadena atada a nuestros pescuezos.

(más…)

Caelum non animun mutant qui trans mare currunt

Patricio Villena

Si bien el problema de la inmigración viene aquejando fuertemente a Europa desde ya hace algunas décadas, es, sin lugar a dudas, durante las últimas semanas que se ha vivido el punto más álgido de una problemática que pareciese no tener fin, o no por lo menos mientras el actual régimen económico-político (porque es la economía lo que mueve en la actualidad a la política y no al revés) siga prosperando a pesar de su profunda crisis, la que amenaza más con provocar en –el mediano plazo– un colapso del mismo antes que un derrocamiento por sublevación popular.

(más…)