Dominique Venner

roland et charlemagne

Nota del Autor:

Reproduzco aquí en su totalidad un artículo seminal que publiqué en Le Figaro el 1 de febrero de 1999, bajo el título: “La soberanía no es Identidad”. Este artículo formaba parte del debate provocado por el Tratado de Amsterdam y las discusiones sobre la futura UE.

Mi intención era liberar las mentes de aquellos que ven la historia desde una perspectiva jacobina y “centrada en el Estado”, que siempre se ha enseñado en Francia bajo la influencia de un estado centralizado excepcionalmente poderoso. Esta historia se centra exclusivamente en el Estado y practica una especie de negación del pueblo francés y de la nación carnal que espero rehabilitar. Este artículo provocó un animado debate en aquellos círculos más apegados a la idea de soberanía, promoviendo nuevas ideas sobre la identidad nacional. Lo reproduzco tal y como se publicó en su momento.

***

Una ola de pánico conmueve nuestras aldeas más remotas. Francia, ¿sobrevivirá al euro, al Tratado de Amsterdam, a la conspiración de los eurócratas, hasta el año 2000? ¿Es la pérdida de soberanía la pérdida de la identidad? Sobre estas cuestiones reales relacionadas con el reto de la construcción europea, los historiadores han permanecido extrañamente en silencio. Sin embargo, si hay un ámbito en el que la historia puede iluminar el futuro, es el de la identidad francesa en medio de Europa.

A diferencia de la nación alemana, que vivió sin un estado unitario durante seis siglos, de 1250 a 1871, Francia no ha experimentado tal interrupción. Aquí, el estado unitario se mantuvo continuamente durante el mismo período. De ahí la relación causal inscrita en nuestras mentes entre soberanía e identidad. Incluso se ha convertido en una especie de dogma, mantenido por la historiografía jacobina, que la nación francesa es la creación del Estado y que, privado de este último, estaría en peligro de muerte y disolución.

Si esto fuera cierto, tal nación no valdría nada. Pero es falso. Ciertamente nadie discutiría que el estado, real y republicano, construyó el marco político y administrativo de la nación. Sin embargo, esto no tiene nada que ver con la formación de su sustancia. El Estado no es el creador del pueblo francés ni la fuente de nuestra identidad. La historia lo demuestra. Pero esta verdad es tan contraria a las ideas recibidas que necesita alguna explicación.

Vamos a referirnos a los orígenes: los Juramentos de Estrasburgo, declarados públicamente en febrero de 842 por Carlos el Calvo y Luis el Germánico, nietos de Carlomagno. El texto auténtico fue escrito en Langue d′oïl (francés antiguo) y teudisca lingua (alto alemán antiguo). Es el documento más antiguo conocido que atestigua una separación lingüística entre barones francos francófonos y germanófonos de la misma estirpe. El Juramento de Estrasburgo es, en cierto modo, el nacimiento oficial de los pueblos francés y alemán antes que Francia y Alemania. En el siglo IX, sin que haya un estado nación, dos pueblos y dos culturas ya están evidenciados por la misteriosa aparición de dos lenguas distintas.

Avancemos en el tiempo. A partir de los siglos XI y XII hay amplia evidencia de la radiante identidad francesa. En ese momento, el Estado centralizado aún no existía. Las pequeñas cortes de los mezquinos reyes de la época no tenían nada que ver con la Canción de Rolando o Tristán e Isolda o el Lancelot de Chretien de Troyes, monumentos primordiales de una francesidad profundamente arraigada en el suelo europeo. El papel del Estado también está ausente en la aparición y proliferación del estilo románico en los siglos siguientes, en la admirable arquitectura secular de castillos, ciudades y casas de campo, descuidada por la historiografía académica hasta André Chastel. [1]

¿Qué tipo de pueblo, qué tipo de identidad? En el siglo XII, el famoso Suger, abad de Saint-Denis y asesor de Luis VII, responde a su manera: “Somos franceses de Francia, nacidos del mismo vientre”. Cinco siglos más tarde, el gramático Vaugelas, que en 1639 dirigió la redacción del Gran diccionario de la Academia ofrece esta definición: “Pueblo no significa turba, sino comunidad representada fielmente por su nobleza”.

Más que el Estado, el factor decisivo del nacimiento de una nación es la existencia de un “pueblo núcleo”: homogéneo, numeroso, activo, “representado por su nobleza”, a partir del cual se despliega un lenguaje y estilo que poco a poco se extienden a pueblos vecinos similares. Tal fue el destino del “núcleo” histórico de la Isla de France, Picardía y Neustria, de alta composición franca. Los reyes capetos la convirtieron en la base de sus ambiciones. ¿Qué pasó, bajo el seco gobierno del estado, con este “pueblo núcleo”, el pueblo de Bouvines y muchas otras hazañas, una vez tan fuerte?

Es a ellos a los que les debemos nuestro lenguaje y su fuerza interior, tan largamente inviolable.  Émile Littré enfatizó esto en su Historia de la Lengua Francesa. Él mostró cómo la poderosa vitalidad y la originalidad genuina permitieron la transformación de un bajo latín celtizado y germanizado en francés antiguo y luego francés.

Antes de ser ennoblecida por la literatura, la lengua había surgido del pueblo. Montaigne lo sabía bien cuando escribió: “Prefiero que mi hijo aprenda a hablar en tabernas que en escuelas de elocuencia… Ojalá pudiera limitarme a las palabras utilizadas en el mercado de París”. Ronsard dijo casi lo mismo al asignar a esta condición la adopción de nuevas palabras: “deben ser moldeadas y formadas sobre un patrón ya recibido de la gente”. Un patrón que Etiemble, en el siglo XX, llamó muy bien la “garganta de la gente”. Por supuesto, todavía debe haber un pueblo, es decir, comunidades vivas y arraigadas, todo lo que al gobierno centralista no le gusta y siempre ha combatido. El Estado tiene su propia lógica, que no es la de la nación viva. La nación viva no tiene nada que temer de la pérdida de soberanía, porque la soberanía no debe confundirse con la identidad. Si se necesitan más pruebas, la historia de Québec es lo suficientemente elocuente. Desde el Tratado de París en 1763, los franceses en Canadá fueron totalmente abandonados por el estado real. Aislados en una tierra hostil bajo soberanía extranjera, no sólo no desaparecieron, sino que se multiplicaron, preservando su lengua y costumbres ancestrales, luchando victoriosamente contra la hegemonía lingüística anglosajona.

La identidad radica en la fidelidad a uno mismo, en ningún otro lugar.

Nota.

1. Uno podría agregar que en el siglo XIV varios feudos grandes a menudo carolingios y franceses escaparon del estado real, pero no de la identidad francesa: Gran Borgoña, Guyenne, Flandes francés, Lorena, Franco Condado y Saboya, sin incluir la Bretaña independiente.

Entrada original: https://www.dominiquevenner.fr/2012/07/lidentite-depend-elle-de-la-souverainete/

Traducción: Francisco JavGzo