Francisco JavGzo

Resultado de imagen para uderzo asterix

Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste, todavía y como siempre, al invasor. Y la vida no es fácil para las guarniciones de legionarios romanos en los reducidos campamentos de Babaorum, Aquarium, Laudanum y Petibonum…

La cultura popular es probablemente el más importante escenario de la batalla cultural. Sin ir más lejos, es más factible que el ser humano promedio, ciudadano de algún estado, se informe y modele su pensamiento por medio de la información recibida por la televisión, cine, industria musical y otros medios de entretención, antes que por medio de la prensa y, menos aún, a través de papers, revistas científicas, libros, y otros recursos  académicos. La cultura popular está ampliamente dominada por la televisión, aunque en Europa y Norteamérica el cómic aún mantiene un lugar importante dentro del escenario cultural. (Sudamérica alguna vez también fue un amplio productor de esta industria, la que ha ido en decadencia, dando paso al consumo de productos importados, muchos no occidentales.)

Hoy, en medio de una crisis de pánico mundial por el avance del virus Covid-19, ha fallecido Albert Uderzo a los 92 años, el creador de Astérix que había sobrevivido a la muerte de su compañero, René Goscinny. La importancia de Astérix (y también de su inseparable amigo Obélix) en el cómic europeo no es menor, y es aún más importante para la lucha cultural del identitarismo paneuropeo. Sin ir más lejos, en las páginas de Astérix quizás no se pueda aprender gran cosa sobre la historia de Europa, pero se produce un notable rescate folclórico de los pueblos europeos, de sus costumbres, sus panteones, sus expresiones y sus vestimentas.

Resultado de imagen para asterix tutatis

Algo interesante del rescate cultural de este cómic es la contextualización temporal e histórica que ofrecían Goscinny y Uderzo a un lector probablemente habituado (por la misma cultura popular) sólo a un pasado griego y romano, donde las distintas culturas coexistían simultáneamente. Las historias de Astérix el Galo eran una fotografía a la Europa del año 50 a. C., una Europa pagana, sin Cristo aún, pero con grandes diferencias a nivel organizativo y civilizacional entre las distintas culturas europeas, donde una Roma ultra compleja y estructurada tenía que convivir con la simpleza gala, la neutralidad helvecia, la problemática Hispania, la tacañería caledonia y con los piratas venidos del Magreb. Además, se realizaba una mención a los panteones locales, algo olvidados en un mundo en el que sólo ha sobrevivido el recuerdo de los dioses griegos y romanos y, gracias al cine y cómic anglosajón, también los dioses germánicos.

Las aventuras de Astérix y Obélix han realizado también un rescate de identidad europea en lo referido a los nombres latinizados de las distintas localidades de la Europa romanizada y, por sobre todo, la identificación fenotípica de cada pueblo mencionado, resaltando —mediante la caricaturización, por supuesto— las diferencias en los rasgos, exhibiendo una Europa multicultural y multiétnica, compuesta de parches demográficos de pueblos que, aunque en frecuente conflicto unos con otros, compartían arquetipos y un denominador común.

Ése ha sido el legado de Astérix el Galo.

Resultado de imagen para asterix tutatis