150px-National-Anarchist_star.svg

Hoy el término ‘ nación ‘ se equipara al Estado-nación de la revolución burguesa (francesa) de 1789. Sin embargo, esta definición engañosa ignora totalmente el significado original de este término. El término ‘nación’ deriva del latín y significa, en su sentido más literal, “el pueblo”. Así que es en este contexto en el que tenemos que ver la nación dentro del pensamiento anarquista comunitario.

Mikhail Bakunin

bakoenin.png

También a Mikhail Bakunin (1814-1876), padre del anarquismo contemporáneo, la cuestión nacional no lo dejó indiferente. Aunque Bakunin rechazó fuertemente el nacionalismo burgués, no rechazó todas las formas de nacionalismo. Bakunin hizo una clara diferencia entre el Estado y la patria (la nación). Definió a la patria como “el derecho sagrado e indiscutible de todo ser humano, de cada grupo humano, asociación, comuna, región y nación para vivir, sentir, pensar, querer y actuar de la manera que ellos quieran”.

Contra el nacionalismo burgués del Estado autoritario opuso el nacionalismo liberador del pueblo. Según él, el pueblo tenía “un amor natural y verdadero” por su patria. En su opinión, esto no era meramente una falsa abstracción impuesta por el Estado burgués, sino una realidad social. En su último trabajo, ‘Estatismo y Anarquía’ (1873), Bakunin escribió: “cada nación, por pequeña que sea, tiene su propio carácter, su propio modo de vida, de hablar, de sentir, de pensar y de actuar de la manera que deseen.” Y este carácter, su particular forma de vida, es lo que forma la base de su identidad. Es el resultado del conjunto de la vida histórica y de las condiciones ambientales de la gente; un fenómeno puramente natural y espontáneo.”

La patria era que lo que una comunidad de individuos había acordado que era. Para Bakunin, el principio de autodeterminación era algo central: “al igual que cualquier individuo, cada nación es necesariamente lo que es y disfruta del derecho incuestionable de ser ella misma.” El anarquismo comunitario de Bakunin buscaba una hermandad de naciones libres; comunidades orgánicas anti-autoritarias que surgieran desde la gente y que cooperaran sobre la base de la autonomía y el respeto mutuo.

Gustav Landauer

landauer.jpg

Otro pensador importante para el anarquismo comunitario fue el anarquista alemán Gustav Landauer (1870-1919). Landauer fue uno de los pioneros dentro del Councilrepublic de Munich, razón por la que fue asesinado por los freikorps en 1919.

Su anarquismo se oponía fuertemente al marxismo, basándose principalmente en el mutualismo de Proudhon. Al igual que Bakunin, veía a la gente como un fenómeno natural. Para él, la familia, la comunidad y el pueblo representaban “las únicas unidades sociales naturales reales, de las que una sociedad verdaderamente inclusiva, armoniosa y orgánica sin coerción podría surgir”. Él creía que la nación era la manera especial sobre la cual la naturaleza humana y las características únicas del individuo eran expresadas dentro de la comunidad.

También hacía una distinción clara entre Estado y nación. Según él, la nación era en esencia anarquista. Durante la Edad Media, cuando el Estado lentamente comenzaba a dominar la sociedad, la solidaridad social natural de la nación fue lenta pero constantemente reemplazada por la coerción y la opresión. Reemplazó el voluntarismo con leyes y sistemas autoritarios.

Más que otra cosa, para Landauer el anarquismo representaba un retorno a la naturaleza, una reunificación con el volkgeist (el espíritu del pueblo) y el renacer de las relaciones sociales. Al contrario que Bakunin, Landauer no consideraba la destrucción revolucionaria del Estado como algo absolutamente necesario. Para él era mucho más importante que los individuos se volvieran conscientes una vez más y que reencontraran el espíritu dentro suyo. Entonces, estos individuos podrían formar sociedades alternativas, las cuales tendrían la oportunidad de resistir al Estado.

Conclusión

Para los anarquistas comunitaristas, la nación es algo natural y orgánico. Representa a una comunidad libre sobre la base de un contexto lingüístico, cultural e histórico compartido. Son los sentimientos y pensamientos colectivos de la comunidad los que dan forma a la nación. Así que el nacionalismo en el sentido anarquista de la palabra no es una ilusión creada por el Estado, sino que surge de la libre elección de los individuos que son parte de ella.

Entrada original aquí.

Traducción por Sebastián Vera.

 

Anuncios