Stefan Lundberg

Carta de Stefan Lundberg a Lew Rockwell.

Lew,

Si yo fuera un líder interesado en destruir mi propio país, estaría en una constante guerra constante en el Oriente Medio, empoderando a grupos terroristas para derrocar a otros líderes mientras se sirve a intereses especiales. Bombardearía e invadiría para causar víctimas y sufrimientos masivos. La venganza es un fuerte impulso para el terrorismo si se combina con una ideología radical ya retorcida.

Desestabilizaría a estos países hasta el punto de causar una crisis de refugiados. Y luego, para colmo, declararía fronteras abiertas y provocaría un alza no natural en la inmigración desde los países a los que intervine, los cuales ahora estarán plagados de terroristas. El choque de culturas sembraría división entre la gente, y mientras los atentados terroristas aumentan inevitablemente, me resguardaría detrás de mis muros cuidados por guardias mientras que el resto de la ciudadanía lidia con las consecuencias de mi política exterior de invadir el mundo/invitar al mundo.

Pero no preocuparse: para “combatir” el terrorismo me aseguraré de comenzar un estado de vigilancia masivo y restringir las libertades personales tanto como me sea posible. Entonces podría usar cada ataque terrorista subsiguiente para justificar un incremento de la intervención tanto en el exterior como en el interior.

Por alguna razón, me siento como si estuviera plagiando en este momento…

Entrada original: https://www.lewrockwell.com/political-theatre/how-to-destroy-a-country/

Traducción: Francisco Albanese

Anuncios