Richard Spencer

Espero que éste sea el comienzo de un nuevo orden mundial, así como el inicio de un nuevo orden en los Estados Unidos. Pero no estoy seguro todavía, porque no podemos predecir el futuro.

Sabemos que algo increíble ha sucedido. Trump es ampliamente popular entre los millones de estadounidenses, y realmente se acercó a ellos en un nivel emocional.

Así que, ¿qué es lo que estaba prometiendo Trump a todos aquéllos que votaron por él?

En primer lugar, él prometía hacer de Estados Unidos una nación normal, no una potencia hegemónica global. Desde el principio, estaba hablando acerca de las fronteras, que iba a construir un muro para detener la migración masiva. Ésa fue una declaración muy popular, porque los estadounidenses quieren su país de vuelta. No quieren a Estados Unidos como una plataforma para el mundo, o a Estados Unidos como potencia predominante.

Más adelante, durante los debates, denunció realmente la guerra de Irak y denunció a toda la familia Bush. También reveló un cambio drástico en la política exterior estadounidense mientras que los medios de comunicación de Estados Unidos están obsesionados con criticar a Putin y Rusia – “trataron de arrebatar la democracia, están invadiendo en otros países, están matando gays” – y todas esas mentiras.

Trump habló de Rusia de una manera enteramente razonable y realista. Él dijo: “Podemos trabajar juntos, incluso si tenemos algunos desacuerdos, pero no hay ninguna razón para estar en desacuerdo”.

Todos estos fueron logros tremendos, tremendos cambios. Yo nunca hubiera imaginado que ningún republicano estaría diciendo estas cosas. Si alguien me hubiera dicho hace dos años que Donald Trump sería honesto y estaría diciendo estas cosas, no le hubiera creído. Es un milagro, que sólo ocurrió.

Donald Trump puede cambiar ciertas cosas como presidente. Pero va a tener un momento muy difícil si realmente intenta cambiar el paradigma dominante. Se enfrentará a una burocracia enorme que va a odiarlo.

Disponemos de tremendas cantidades de migrantes que ya están aquí en los Estados Unidos transformando radicalmente la cultura. Hay una tendencia en los políticos a hacer promesas falsas y realmente no hacer nada. Recordemos cómo Barack Obama prometió en 2007 algo en la manera de Trump — prometía cambio dramático – “vamos a cambiar el paradigma” o “el imperio norteamericano va a desaparecer”.  Y, ustedes sabrán, Barack Obama hizo algunas cosas, pero nunca cumplió realmente las grandes esperanzas de millones de personas.

Donald Trump también puede ser así. Pero Donald Trump no habló de capitalismo y democracia. Donald Trump prometió a la gente que estaría por ellos. Por lo tanto, creo que en el análisis final, Donald Trump podría ser ese primer paso hacia la política de la identidad. Él no será la última palabra, pero podría ser la primera palabra. Y eso es muy interesante.

Entrada original: http://katehon.com/article/will-trump-set-new-world-order

Traducción por Francisco Albanese

Anuncios