revklan

Un klansman[1] revolucionario:  una entrevista con John Baumgardner

Aunque esta entrevista se realizó con el Sr. Baumgardner el año 2002, las verdades y las ideas contenidas en ella son aún más válidas que en ese entonces. Son un camino a seguir para todos aquellos que se preocupan por los intereses de su gente y su cultura. Pocos son lo suficientemente valientes como para admitir las verdades y ver más allá de la mentalidad derecha/izquierda, independientemente de las reacciones.

Por favor, cuéntenos un poco sobre sus orígenes y sobre lo que lo llevó a unirse al Ku Klux Klan.

Ingresé al Ku Klux Klan en 1984. Fue una parada más en mi búsqueda de la verdad. Siempre he sido un radical. A finales de 1960 yo llegué a estar asociado, a través de un amigo, con los miembros de Estudiantes para una Sociedad Democrática (SDS, por sus siglas en inglés). El SDS fue una secta maoísta de universitarios influenciada por el Partido Comunista Progresista del Trabajo. No era un miembro del SDS pero consumí la mayor parte de su literatura y estuve inmerso en su filosofía, particularmente en oposición a la guerra de Vietnam.

Creyendo que ninguna solución se encuentra a la mitad del camino, y no encontrando las respuestas que estaba buscando en la izquierda radical, comencé a migrar hacia la derecha. Como el destino lo dispuso, mi interés en la historia fue canalizado en una organización llamada Hijos de Veteranos Confederados (SCV, por sus siglas en inglés). Esto fue alrededor de 1982. A través de esa asociación conocí a un pastor cristiano racialmente consciente que me mostró la conexión existente entre el pensamiento político y la Biblia. El SCV era una sociedad histórica y pronto me vi desanimado con su falta de activismo político. Comencé a asistir a la iglesia de mi amigo pastor buscando una nueva salida para mi punto de vista radical. Muchos de los miembros SCV hablaban favorablemente del Klan de la era de la reconstrucción, y así la semilla fue plantada en mi mente. Empecé buscando al Klan. Me tomó un año encontrarlo. Después de unirme al Imperio Invisible[2] obtuve acceso a una gran cantidad de información sobre los enemigos de nuestra raza y de nuestra forma de vida.

Me vi inmerso en el Klan, dando todo mi tiempo y energía. Pronto me puse a cargo del Estado de Florida y empezamos a crecer. Manteniendo siempre una conciencia revolucionaria, comenzamos a atraer a la gente con pensamiento similar. Nos convertimos en el Klan más activo en el país. El Klan de Florida fue conocido por tomar posiciones inusuales y denunciar problemas extraños. Hicimos de el no hacer lo que supuestamente deberíamos hacer un principio para nosotros.

Después de la caída del Imperio Invisible en 1993 la membresía se dispersó y se unió a otros klanes para formar un cártel. Hoy hay 22 diferentes klanes en Florida y seguimos siendo un Estado muy activo.

Diriges a una facción radical del Klan llamada Los Caballeros Negros. ¿Cómo se desarrolló tan revolucionaria filosofía teniendo en cuenta que el Klan ha absolutamente reaccionaria a veces (las actividades antisindicales en los años treinta, por ejemplo)?

En primer lugar, permítame dejar en claro que yo no lidero a Los Caballeros Negros. Los Caballeros Negros de Florida no tienen oficiales ni líderes. Hemos aplicado la teoría de Louis Beam de resistencia sin líder a nuestra manera. Cada asociado es un líder en su propio derecho. No somos una organización en el sentido tradicional de la palabra. Somos un colectivo especial de expatriados de Klan, muchos de los cuales han sido rechazados por otros klanes. Yo había sido expulsado del Klan incluso después de había dimitido. James Farrands, Mago Imperial del Klan, me dijo era demasiado revolucionario. Ahora llevo esa etiqueta como una insignia de honor.

Traje mi filosofía revolucionaria conmigo al Klan y simplemente la apliqué a esta lucha. Es cierto que el Klan ha sido reaccionario y algunos klansmen seguirán siéndolo, pero toda la verdad sobre el Klan no es ampliamente conocida. El Klan en la década de 1920 participó en algunas partes del país en actividades a favor de los sindicatos. Por ejemplo, en el Condado de Williamson, Illinois, en 1922, una multitud de personas de todas las razas que apoyaban a los sindicatos de los mineros del carbón atacó a un grupo de rompe-huelgas matando a 20 de ellos. Este incidente se llamó la Masacre de Herrin. Dos años más tarde, Herrin y el resto del Condado de Williamson, apoyaron a una de las organizaciones locales del Klan más fuertes del país. Muchos en los años 1920 y 30 habían compartido pertenencia tanto a los sindicatos como al Klan. Trabajadores Automovilísticos Unidos, el Sindicato de Granjeros e Inquilinos del Sur y los Caucheros de Akron fueron ejemplos de sindicatos que tuvieron apoyo del Klan.

El Klan históricamente ha intentado organizar las divisiones en base al color de piel. Líderes del Klan se reunieron con Marcus Mosíah Garvey e hicieron una donación en dinero a Elijah Muhammad y a la Nación del Islam. El Partido Socialista y el Klan formaron una alianza en 1924 en Milwaukee para elegir a John Kleist, un socialista y un klansman, para el Tribunal Supremo de Wisconsin. El Klan a veces se ha dirigido a los trabajadores militantes.

Creo que ser reaccionario es fatal para nuestras metas y predico constantemente contra él. Animo el estudio de los movimientos de izquierda y derecha. Digo que debemos tomar todo lo que podamos de cada fuente.

Eres conocido por tu voluntad para trabajar con grupos de nacionalistas negros. Por favor, danos una pincelada de tu historia con esos grupos.

Fue en 1985 cuando conocí por primera vez a Osiris Akkebala, Anciano Jefe del Movimiento Internacional Pan-Africano (PAIN, por sus siglas en inglés). El jefe Akkebala tenía un programa de radio en una comunidad compuesta por exclusivamente por gente de raza negra en donde teníamos calendarizada una manifestación. PAIN sigue una filosofía que deriva del pensamiento de Marcus Garvey, y entendiendo que Garvey se había reunido con el Klan en la década de 1920, el Jefe Osiris me contactó para que tuviéramos una reunión privada. Nos llevamos bien y hemos sido buenos amigos desde entonces.

En 1990 comenzamos a asistir juntos a manifestaciones: los miembros del Klan con sus capas blancas y los africanos con sus dashikis. Creo que no es necesario decir que provocó bastante conmoción. Muchos miembros del Klan estaban enojados conmigo por el solo hecho considerar una cosa como esa. Desde mi punto de vista, era una unión inspirada por Dios. ¡Por qué deberíamos tener problemas con personas de raza negra que son estrictos separatistas raciales y que quieren establecer una patria en el continente africano! Yo incluso he señalado públicamente que se deben hacer reparaciones económicas a la gente de raza negra, pero con el solo propósito de repatriarlos a África.

Creo que todos los pueblos tienen derecho a la auto-determinación, un derecho a escoger su propio gobierno y su propia religión. Claramente, los negros en Estados Unido no han tenido esa oportunidad. Como el pastor Louis Farrakhan dijo: “Si no nos podemos llevar bien juntos, entonces debemos estar separados”.
Soy un separatista blanco revolucionario, no un supremacista blanco. No me creo superior a ninguna persona por el color de mi piel, pero entiendo que el pueblo ario (que constituye algo así como el 8% de la población mundial) debe tener una tierra aparte, no influenciada por otras razas o por el gobierno criminal que ocupa Washington D.C. No soy lo suficientemente ingenuo como para pensar que podemos lograr algo como así sin un conflicto sangriento.

Recientemente, he establecido relaciones de trabajo con una facción de la Nación del Islam. Hemos tenido varias reuniones con representantes de ese movimiento y estoy aprendiendo de ellos. Tienen razón en muchas cosas. Si bien soy cristiano y no estoy de acuerdo con toda enseñanza del  islam o de su movimiento, los respeto a ellos y a su fé.

Aparte de los separatistas negros, ¿con qué otros movimientos te has acercado o has tenido la oportunidad de conversar? ¿Te has reunido con algún izquierdista?

Hemos intentado llegar a otros movimientos distintos. Si bien no he tenido éxito en organizar una reunión con personas de extrema izquierda, he participado en largas discusiones con ellos en manifestaciones. En estas discusiones, han admitido que tienen algunos puntos en común con nosotros.

Stetson Kennedy, el famoso activista anti-Ku Klux Klan, autor e historiador, ha estado de acuerdo conmigo en varias oportunidades y hemos hablado por teléfono. Aunque no estoy de acuerdo con todo lo que representa, lo respeto como compañero activista. Creo que piensa lo mismo sobre mi. Verás, yo no me siento amenazado por otras filosofías y movimientos que se oponen a mi. Creo que la mejor va a ganar al final y respeto a cualquier persona que da el 100 por ciento de si mismo a su causa. No respeto a la gente que renuncia a sus creencias o que se asusta por cualquier cosa. En ese sentido, incluso he conocido a activistas homosexuales.

Ciertamente, no estoy de acuerdo con el estilo de vida gay, pero resulta que incluso los homosexuales tienen cosas en común con el Klan. Odian al Estado. Se me acercaron para conversar sobre ese punto y solicitaron una reunión. Todo lo que puedo decir es que cuando los negros y los homosexuales están dispuestos a mirar más allá de nuestras diferencias, a sentarse con el Klan y reconocer puntos en común contra el Estado, entonces el Estado está en aprietos.

En tu publicación Florida Interklan Report, hablas de forma respetuosa del islam. ¿Ves a esa religión como un potencial aliado en la revolución que viene?

Sí. Sin duda puedo ver el potencial allí. Estoy trabajando con separatistas blancos en Europa que tienen contacto directo con el islam allí. Estamos tratando de formar una red mundial contra el sionismo. Estamos haciendo algunos progresos.

Creo que esta relación debe abordarse con cuidado porque las masas, ya sean cristianas o musulmanas, son generalmente reaccionarias. Si bien puede que nuestros líderes y dirigentes de otros movimientos puedan entender la alianza, no la va a entender la mayoría de la gente en ambos lados. Llevará tiempo desarrollar un grado de confianza en ambos sectores, pero creo que lo que estamos tratando de hacer asusta al sionismo, apoyado por las fuerzas del mundo, incluido el gobierno de Estados Unidos.

Algunas personas preguntan cómo, si somos todos separatistas, podemos unirnos en paz y tener puntos en común. Si bien los separatistas no tienen problema con los demás, el resto del mundo tiene problemas con los separatistas. Cuando nos unamos y señalemos con un dedo colectivo a los gobiernos del mundo y a los intereses financieros internacionales, los expongamos y ataquemos como uno, habrá poder en eso. Me alinearé con casi cualquiera que realmente entienda quién es el verdadero enemigo, pero no renunciaré a mis ideales para hacerlo.

Vamos a ser testigos de una revolución en todo el mundo y si somos lo suficientemente fuertes podemos salir de ella con energía y con un lugar propio, si Dios quiere. Sin Dios, sin embargo, terminaremos siendo pisoteados por el enemigo. Debemos estar comprometidos con la acción cristiana militante. El tiempo para discutir se acabó.

¿Qué opinión tienes del Unabomber?

¿Cómo esa pregunta? Bueno, no he leído su manifiesto así que todo lo que tengo es una perspectiva entregada por los medios de comunicación, la cual es generalmente inexacta… Sin embargo, creo que el caso en general tiene algunos puntos que son totalmente ajenos a los sentimientos de Theodore Kaczynski respecto a la tecnología.

En primer lugar, vemos que las palabras de Bob Marley son ciertas cuando canta “sólo tu amigo conoce tu secreto, por lo que sólo él podría revelarlo”. Generalmente, alguien cercano a ti terminará delantándote.

El caso también deja a la vista la hipocresía del Estado y muestra claramente cómo los medios de comunicación son una herramienta del Estado. El Unabomber mató a un puñado de personas para hacer una declaración política y se elaboró una imagen suya como si fuera Satanás encarnado. El gobierno gastó millones para encontrarlo (si es que efectivamente lo encontraron). Si realmente ponemos las cosas en perspectiva, el Unabomber es un problema muy pequeño.

El gobierno de Estados Unidos asesina a miles de personas cada año en operaciones secretas y actividades terroristas alrededor del mundo. Este gobierno trae cocaína para financiar revoluciones extranjeras y la distribuye en las principales ciudades para romper familias y mantener una especie de anarquía. En resumen, el Estado, a través de los medios de comunicación, su herramienta, utiliza estos casos de “alto perfil” para desviar la atención lejos de sus propias actividades delictivas.

Realmente no me importa el Unabomber. Creo que debemos mantenernos enfocados en los problemas reales a los que nos enfrentamos.

Muchos observadores, tanto seculares y religiosos, sienten que el nuevo milenio estará acompañado de una era de caos y revolución. ¿Crees que el nuevo milenio tiene una relevancia especial para tu lucha?

Ciertamente espero que el milenio se inicie en una época de caos y revolución porque creo que estas cosas deben ocurrir antes de que la limpieza pueda venir. Vivimos en una era de caos ahora mismo, pero muchos están protegidos contra sus efectos. Mientras vaya pasando el tiempo el caos comenzará a afectar a las personas una por una, incluyendo a aquellas que aún no han sido afectadas. Esto, por otro lado, puede causar una revolución a gran escala. Mi amigo, Bruce Pierce, dice que mientras peor estén las cosas mejor para nosotros. Estoy de acuerdo. Por lo mismo, no queremos detener la mezcla de razas, la homosexualidad o el hedonismo. Bring it on.

Nuestros enemigos definitivamente le dan gran importancia a la llegada del nuevo milenio. Debido a eso, yo también considero ese evento como algo importante. Sin embargo, no estoy seguro de si yo llegaría a esa conclusión por mi cuenta. Hay una nueva era en el horizonte y si hacemos lo correcto, puede ser nuestro tiempo para brillar.

Traducción y edición por Sebastián Vera.

Enlace original aquí.

[1] NdelT: En inglés “miembro del Ku Klux Klan”.

[2] NdelT: Otro nombre para el Ku Klux Klan.

Anuncios