Francisco Albanese

Podríamos decir que en este mundo hay tres tipos de personas: (1) los que no han oído hablar de Jack Donovan; (2) los que han oído hablar de Jack Donovan y lo odian sin haberlo leído jamás, pues su moral es tan férrea y superior, que pueden juzgar a un autor por lo que es en su vida privada; y (3) los que hemos oído hablar de Jack Donovan y hemos leído sus escritos y apreciamos su obra por lo que es. Si tú perteneces al tercer grupo, entonces esta reseña podrá interesarte, y el libro aún más.

Si tuviera que escoger un libro de todos los que leí durante el año 2014, sin duda alguna A Sky Without Eagles sería mi favorito. Si mi memoria no falla, el volante del libro apareció en Marzo de 2014, y el libro fue lanzado el 1 de Abril (lo compré en Abril y llegó a mis manos en Junio, cosas del correo más lento del mundo). Habiéndolo leído en dos días, A Sky Without Eagles comprende una colección de artículos y discursos de Jack Donovan de los últimos cuatro años, además de tres ensayos nuevos (“Train For Honor”, “CROM!” y “The Brotherhood”), impregnados todos con el estilo directo, sin compromisos y sin aspavientos literarios innecesarios, que caracterizan la urticante prosa del autor. Publicado originalmente en inglés, en tapa dura con solapas, A Sky Without Eagles también ha sido publicado en una edición en rústica, de un tamaño de papel algo más reducido, incluyendo algo de advance praise, aunque sin alteraciones en el texto. He visto también una edición en audio, pero no la he adquirido. En esta oportunidad, haré revisión de las ediciones impresas.

La portada del libro no es un asunto menor, y muestra a un pulpo que, como Jack Donovan señala en una entrevista hecha por Heathen Harvest Periodical, se trataría del sistema capitalista tratando de hacerse con un montón de almejas que se cerraron repentinamente. La forma más fácil de que este pulpo se alimente es a través de una gran tribu global, que permitiría al pulpo apoderarse de todas las culturas.

Sin seguir un orden lógico, A Sky Without Eagles abre con “Violence is Golden” (que ya he traducido personalmente antes), donde se aclara que bajo todas las construcciones sociales habidas y por haber, la violencia es y seguirá siendo el único lenguaje verdaderamente universal pues es instintivo. A pesar de no ser un escrito con tintes académicos, la idea de fondo (el ser humano como un animal violento) puede ser corroborada en textos más científicos tales como Demonic  Males: Apes and the Origins of Human Violence, escrito por Richard Wrangham y Dale Peterson, libro que es citado constantemente por Donovan en su The Way of Men (2012, Disonant Hum).

Si bien se suponía inicialmente que el libro compilatorio se llamaría “Violence is Golden”, finalmente se terminó llamando “A Sky Without Eagles”, cuyo título que corresponde al segundo artículo de la compilación. En éste, las ideas de Izquierda y Derecha son contrastadas respecto a lo Vertical y lo Horizontal (como ya mencionara Colin Liddell en su “Alternative Vertical”, traducido aquí). Donovan adscribe a lo masculino la pasión por lo vertical y jerárquico, mientras que la estabilidad y la horizontalidad serían propios de lo femenino. Como dato no tan curioso, Donovan habla sobre el “HOMBRE VERTICALMENTE ORIENTADO” y la “PERSONA HORIZONTALMENTE ORIENTADA”, haciendo hincapié que el pensamiento vertical es exclusivo del sexo masculino.

“Anarcho-Fascism”, que traduje el año pasado, habla de la unión primordial de los hombres contra el mundo, juntos como varas pequeñas que se unen para ser más fuertes contra las amenazas del exterior, atados por los intereses en común. Respecto a lo extraño que pueda parecer el término “anarco-fascismo”, es algo que debe ser tomado de manera cuasi-literal: la oscura anarquía primigenia de donde todo proviene, donde los hombres se unen formando un fascio para protegerse en la noche y el caos.

“Mighty White” es una pieza donde Donovan explicita que no se define como nacionalista blanco, pero sí se siente bien siendo blanco, y conduce el tema hacia un abandono de la culpabilidad blanca como también del sentirse mal por elegir a los del mismo tipo. Los seres humanos son tribales, y en un mundo lleno de desconocidos, es perfectamente normal preferir a los semejantes. La acción afirmativa es tan sólo una más de las tantas ocurrencias de un mundo cómodo y seguro. Las minorías no temen a apoyar a los suyos.

“Vote With Your Ass” es un manifiesto que, en palabras simples, retrata lo vacío que es el sistema de votaciones y la Democracia en sí, donde quienes dirigen a un país lo hacen desde un puesto sumamente distante de los votantes. Además, las posiciones políticas clásicas son una pérdida de tiempo: los progresistas luchan por ir hacia adelante (donde sea, pero hacia adelante), mientras que los conservadores luchan por detener a los primeros, en un enfermizo afán por volver las cosas hacia atrás. En parte, “Vote With Your Ass” está relacionado con ciertos puntos de “A Sky Without Eagles”, puesto que en el último se toca el tema de que un empresario sea exitoso no es indicador de que sea exitoso como presidente (ya que los intereses de las personas no son un negocio), mientras que en “Vote With Your Ass” se aboga definitivamente por una actitud nihilista frente a los procesos eleccionarios. Un texto ideal para un país que en este momento empieza a ser sacudido con la candidatura del empresario Donald Trump.

Donovan establece su posición contraria al activismo por los derechos de los hombres en “The Grievance Table”, algo lógico, teniendo en cuenta que la lucha por los derechos de género (que en realidad son los derechos de las mujeres a la igualdad –– algo que no me quita el sueño y ante lo cual me declaro indiferente) han sido mediante una vía aburguesada de reclamos y lloriqueos. El mundo – y el estado – fue formado a imagen y semejanza de los hombres, por tanto, en un mundo donde, a través del paradigma de los derechos civiles, se asume que por defecto los hombres son opresores universales, necesita un cambio de paradigma. Y ese cambio de paradigma no puede ser realizado usando las mismas estrategias de los activistas civiles, pues ésa es la vía del mundo seguro, heredado de un estadio anterior para ser despedazado por los activistas igualitarios.

“There is no honor in competition with women”, como su nombre lo indica, habla de que no hay honor para los hombres en competir con las mujeres. El honor funciona casi como una moneda de cambio en los hombres, los cuales hacen lo posible para ganar más y más, como también no perderlo. En cambio, las mujeres, al competir con los hombres, tienen mucho que ganar y poco o nada que perder, puesto que no se asumirá que es menos mujer por perder una competencia con un hombre, mientras que la condición masculina de un hombre puede ser puesta en duda frente a una derrota ante una mujer. Pese a que vivimos en un mundo donde delirantemente se trata de imponer la igualdad en todo orden de cosas, ser golpeado por una mujer no suena igual a ser golpeada por un hombre.

La masculinidad, o pseudo-masculinidad, moderna es abordada en “Mother May I? Masculinity”. En un mundo dominado por el feminismo, la libertad dada a los hombres está enmarcada dentro de lo que las mujeres quieren que los hombres hagan. Constantemente, la propaganda feminista clama por la emancipación femenina para poder ser como quieran ser (“libres, lindas y locas”, aunque en realidad esto sólo parece ser una excusa para la aceptación de feas, gordas, lesbianas, abortistas, anticristianas – como si el cristianismo aún fuera un centro de poder desequilibrante– , anticapitalistas, antifascistas y, en general, de todas aquéllas que repiten como urracas blasfemias contra el patriarcado), y también se ha tomado el derecho de decirle a los hombres cómo es que deben ser. Si ningún hombre debe decirle a una mujer cómo comportarse, ¿entonces por qué una mujer debe decirle a un hombre cómo hacerlo? El hombre de hoy es una versión adulta de niños pequeños diciendo “mamá, ¿puedo?”

En otra arremetida contra el feminismo, Jack Donovan clama por la necesidad de trazar la línea (“Draw The Line”) entre hombres y mujeres, y aprender a mantener a las mujeres alejadas de los grupos de hombres (exclusión). Hay actividades para hombres, hay actividades para mujeres y hay actividades mixtas. Las mujeres tienen sus espacios seguros exclusivos, los hombres tienen espacios que deben saber ser cuidados. El igualitarismo es el borrador que borra las líneas y hace que todos anden por todas partes.

“Everyone A Harlot”, “Train For Honor” y “The Physical Challenge” están unidos por una cuestión en común: lo físico, el físico. El primer artículo trata sobre lo vacía que se ha vuelto el ejercitarse, al estar dominado por una necesidad de mejorar la propia apariencia para ser atractivo para las mujeres, mientras que las mujeres se esfuerzan cada día por parecer strippers. En el pasado, las personas se esforzaban por ser mejores en algo (mejores padres, mejores ciudadanos, mejores cristianos, etc.), pero hoy todos quieren parecer estrellas del porno. La sobresexualización de la sociedad (la sociedad bonobo de masturbación –– revisar The Way of Men) debido a la comodidad y seguridad, ha sacado al sexo de su lugar natural como parte de la vida, para volverlo como lo único importante. “Train For Honor” es una crítica al bodybuilding del mundo moderno, cuya motivación principal (y a veces única) es el “querer verse bien”. No se entiende como negativo el querer verse bien o atractivo, sino a lo falto de masculinidad que se ha vuelto el ejercitarse. En un pasado, no había necesidad de hacer ejercicio puesto que el trabajo pesado y otras actividades propias de una civilización que se va moldeando eran suficientes. En el presente, una aburguesada sociedad hipercivilizada no permite grandes hazañas de las virtudes masculinas, y la hipersexualización ocupa el lugar de todos los espacios que antes eran reales. Es así como una sociedad masturbatoria engendra gente que quiere verse como tal persona,  antes de preocuparse de serlo realmente. Finalmente, “The Physical Challenge” es una anécdota breve de Jack Donovan, que cuenta cuando éste trabajaba cargando sacos de granos, progresando hasta cargar el doble del peso que cargaba en un principio, haciéndolo sentir superhumano… para luego caer en cuenta que no estaba haciendo ninguna proeza, sino sólo haciendo una actividad para la cual el cuerpo humano ha sido diseñado. Nada más.

En “Principles of Convenience”, critica a aquéllos que se consideran ejemplos a seguir y juzgan al resto desde su comodidad. Es fácil pregonar la castidad como un alto principio moral cuando se es un perdedor incapaz de “cazar una presa”. Sin superación no hay triunfo verdadero, porque no ha habido desafío alguno. “Hacer lo que crees correcto es sólo digno de admiración cuando la elección correcta no es la elección fácil”.

Si bien Donovan no se define como nacionalista blanco ni identitario, ha aparecido en varias conferencias y reuniones de dichos círculos, y A Sky Without Eagles presenta un par de sus ponencias: “A Sky Without Eagles” (que ya revisé más arriba) y “Becoming the New Barbarians”, ofrecida en la segunda conferencia del National Policy Institute; esta última traducida al español por Sebastián Vera. Con una introducción sobre un posible colapso de la civilización, se da a lugar a una breve contextualización del decadente escenario que enfrenta Estados Unidos frente al multiculturalismo, globalismo y feminismo, y sus condenas al racismo y todas las formas de tribalismo, un mundo esquizofrénico donde el estar cuerdo parece tener que ver más con la locura y la estupidez. Ante este mundo, todos aquellos apóstatas cuyas creencias y hábitos estarían fuera de la norma, formarían parte de los Nuevos Bárbaros (o los Villanos, como lo denomina Operation Werewolf). Se proponen cuatro puntos, de los cuales mi preferido es el último: “#4. VUÉLVANSE INDEPENDIENTES DEL ESTADO E INTERDEPENDIENTES ENTRE USTEDES.” Pese a mi orientación anarca, este punto se vuelve interesantísimo no sólo por el nihilismo frente al Estado, sino porque saca a relucir la realidad paralela en la que viven las colonias de inmigrantes, construyendo redes de apoyo para su gente, no para otra gente. El poder político es menos importante que asegurar a la propia gente. Lecciones para internalizar.

“CROM!”, nombre de la deidad indiferente a la que Conan eleva una plegaria para obtener su revancha, representa la postura agnóstica de Donovan, donde CROM sería el tipo de divinidad que se necesita para superarse, no para refugiarse y revolcarse en autocompasión. Los seres humanos buscan aferrarse a alguna esperanza, alguna luz pequeña que pueda transformarse en un incendio de dicha y buenas nuevas (incluso, algunos se inventan bienaventuranzas, para hacer más pasajeras sus desgracias terrenales e imaginar que serán los primeros en entrar al cielo, dejando atrás sus pesares), pero CROM, que es el viento que sopla, la lluvia que cae y el trueno que destruye todo, obliga al hombre a abandonar toda esperanza y aferrarse a sí mismo con desdén para sobreponerse a todo obstáculo y dificultad. La religión de CROM es la de filosofar a martillazos.

Cierra esta recopilación el ensayo denominado “The Brotherhood”, que corresponde al sueño de Jack Donovan de una sociedad tribal de hombres frente al mundo (“Anarcho-Fascism), unidos por las virtudes masculinas (The Way of Men), y con un liderazgo de un hombre respetable, que puede ser un rey, o dos reyes, o tres reyes, da igual, pero que esté encarnado por un hombre que personifique las virtudes que identifican a la tribu (“A Sky Without Eagles”). Además, esta Hermandad sería arqueofuturista, pues no tiene conflictos con el futuro, y desecha las tradiciones que ya no tienen sentido o no son positivas para la sociedad tribal.

Una lectura rápida, sencilla, pero llena de sentido para todos aquéllos que sienten que este mundo no es para ellos, y que no sienten la necesidad de cambiar el mundo, sino de crear uno nuevo.

Aprovecho la oportunidad para informar que Círculo de Investigaciones PanCriollistas cuenta con la autorización de Jack Donovan para la publicación de Un Cielo Sin Águilas, versión de A Sky Without Eagles traducida al español por nosotros, que debería ser lanzada – en teoría –  a finales de este año.

Anuncios