Francisco Albanese

A medida que han avanzado las entregas de la saga de Mad Max, los recursos visuales se han superado en cada película, y Mad Max: Fury Road, no podía quedarse atrás. En esta oportunidad, el futurismo prehistórico ha llegado al paroxismo, y todo el despliegue visual logra impactar por su realismo y credibilidad, pese al absurdo. Por otro lado, para quienes somos fanáticos de la banda Carnivore, podemos recordar sus líricas a lo largo de toda la película, ya que lo que se muestra es muy, muy parecido al contenido lírico del primer disco.

A lo largo de toda la película y del absurdo y ultra-recargado reciclaje de la basura tecnológica (algo así como la suma de todas las fantasías masculinas post-apocalípticas, dieselpunk/stonepunk, arqueofuturismo violentista y Heavy Metal), Mad Max: Fury Road logra entregar una historia mucho más sólida y coherente que sus predecesoras, además de un claro mensaje de un feminismo que se hace pedazos. Pero eso lo revisaremos más adelante.

Mad Max: Fury Road es el punto álgido de la distopía post-apocalíptica que comenzó en 1979, y los recursos en relación a los efectos especiales ayudan a aumentar aún más el pesimismo en el futuro, que se acentuó en Mad Max Beyond Thunderdome, aunque ya no se pueden distinguir los cortes de pelo que ayudaron a aumentar la visión aún más negativa del futuro en Mad Max: The Road Warrior. En esta oportunidad, es el metal que domina los ornamentos corporales.

Humanity somehow stood up on its mutated feet
Reeling with pride man just would not accept his defeat
Into the missiles deadly disease and poison gas
Launching them off terracidal journey kills the last.

Carnivore, “World Wars III & IV.”

 

Immortan Joe

Immortan Joe, regente de la Ciudadela, ejerce el poder por medio de la violencia y el control del recurso vital: el agua. Mediante un cruel racionamiento del agua –otorgado más como un placer que como una necesidad, aunque, en este caso, entre ambos hay una delgada y sedienta línea– Immortan Joe domina a la población dominando su sed, al mismo tiempo que demuestra la clara concentración y superioridad del poder:  Immortan Joe vive en lo alto de una formación rocosa, demostrando a la población que en todo momento él está arriba, estableciendo así un claro símbolo de la relación de poder vertical que guarda con el pueblo, cuya casta de enfermos, tumorosos y deformes se encuentra en lo más bajo, asociados a la tierra.

Strands of malformed DNA strangulate our future
Chromosomal executioners
Recessive traits for lifetimes hidden emerge through evolution
Facilitate cellular revolution

Carnivore, “Thermonuclear Warrior.”

Immortan Joe en una figura semi-divina (casi como un faraón egipcio, un dios en carne humana), que como un señor de la guerra de una época pasada, hoy se levanta como el líder del culto bélico de los War Boys, quienes buscan complacerlo en batalla para así ganarse el Valhalla, donde “cabalgarán eternamente, brillantes y cromados.” Los War Boys son un culto eugenésico, masculino, kamikaze y completamente irracional: drogados por la velocidad  y por sus ansias de ganar el Valhalla (ya que ninguno de ellos se reproducirá, pues ese rol lo tiene Immortan Joe), se arrojan a bordo de vehículos monstruosos (muy alejados de todas las fantasías aspiracionistas y arribistas tipo “Rápido y Furioso”, con automóviles limpios y delicados. De hecho, los vehículos que podemos ver en Mad Max: Fury Road están construidos de la chatarra de los automóviles que podían verse en la primera Mad Max), intoxicados de adrenalina y Heavy Metal (para causar algo así como el efecto que tenían los tambores que impulsaban a los guerreros en el pasado).

Post Armageddon, neo-barbaric, the nuclear warriors do battle
to satiate our hunger we breed human beings as cattle.

Carnivore, “Predator.”

(Como detalle curioso, Immortan Joe es intepretado por Hugh Keays-Byrne, que intepretó a Toecutter en la primera entrega de Mad Max, donde encarnaba al líder de una pandilla de motociclistas anárquicos y vándalos.)

Max Rockatansky, esta vez interpretado por un cada vez más famoso Tom Hardy, en su loca huida de los War Boys (quienes lo utilizaban como una “bolsa de sangre”, ya que la radiación había enfermado a muchos de ellos) se topa con Imperator Furiosa (Charlize Theron), quien se encontraba huyendo hacia un lugar mejor junto a las esposas-objeto de Immortan Joe. Furiosa había sido secuestrada de un clan de mujeres cuando era niña y había pasado a conducir el transporte de guerra, siempre entendiendo que su posición estaba sujeta a un contrato esclavizante con el pueblo de Immortan Joe, dominado por los hombres y la violencia. En respuesta a esto, las mujeres con las que Furiosa huye se oponen al asesinato como principio, algo que consideran como propio de la estructura de poder donde estaban esclavizadas.

Testosterone mates with adrenaline
bearing a son of insane aggression
woman will never know or understand
the power men feel to kill with their hands.

Carnivore, “Male Supremacy.”

Esta estructura misógina, poligámica y utilitaria del sexo femenino, guarda un gran parecido con los cultos guerreros semíticos musulmanes, donde los hombres ganan el cielo y las mujeres son matrices para engendrar más guerreros.

Escena notable. La destrucción del símbolo del yugo misógino de un patriarcado no-blanco, sino con tintes desérticos. No hay que ser feminista para notar que esta dominación es antinatural y anti-europea.

Furiosa huye para llevar a las mujeres a su antiguo hogar, el Lugar Verde, para descubrir que de dicho lugar no queda más que desolación y destrucción. Toda la película gira en torno a la Guerra de los Sexos, donde mujeres se ven enfrentadas contra la opresión masculina. Curiosamente, las mujeres por sí solas no son capaces de llegar a buen puerto, lo que provoca que Furiosa caiga en la desesperación al saber que del Lugar Verde ya no quedan más que despojos, teniendo que ser los hombres quienes tomen el control… lo que rompe con el impulso de Furiosa de volver a un clan femenino. No es la furia del pueblo deforme sediento lo necesario para rebelarse contra la tiranía de Immortan Joe, ni tampoco la rebeldía feminista-separatista (pues Furiosa quería prácticamente vivir en una tribu de Amazonas que encarnaran todo lo contrario de lo que ella relacionaba con los hombres), sino la sencilla búsqueda de libertad encarnada por Max, quien no siente la necesidad de subyugar a nadie mediante su esclavización, y quien lucha contra la opresión desde su sentido común, valorando a la mujer como algo más que una matriz de parición de guerreros.

Sin mujeres, no es posible continuar la vida el mundo, pero sin hombres tampoco. A la tiranía del género masculino de Immortan Joe, Furiosa contrapone su independencia suicida de género femenino (pues, sin hombres, ¿qué futuro puede existir?). Pero hacía falta que se reestableciera el Orden Natural, y es Max quien no sólo brinda la cordura para volver a ese equilibrio, sino también el instinto, pues ambos forman parte de ese Todo.

Una película merece la pena.

Anuncios