Greg Johnson

Nota del Editor:

Luego de la publicación del artículo de Ted Sallis “The Mixed-Race Mentality” (traducido por nosotros), se generaron ciertas réplicas interesantes.

El usuario GenYES planteó lo siguiente:

Obviamente hay un montón de problemas de personalidad que se originan dentro de individuos de raza mixta, y un intenso odio y envidia de todo lo que tradicional y sin mezcla es probablemente el trastorno más común. La pregunta que me encuentro, como nacionalista blanco, es ¿cuál es la actitud correcta hacia individuos de raza mixta que abrazan nuestra ideología? Asumo que al menos algunos individuos mezclados lamentan las malas decisiones de sus padres y preferirían una identidad monorracial; algunos incluso estarían dispuestos a asumir una posición abiertamente contra la mezcla de razas (basado en la experiencia personal). ¿Cuál debería ser la respuesta intelectual adecuada de los nacionalistas blancos hacia estas personas?

Ante tal pregunta, Greg Johnson respondió con dos comentarios que reproducimos a continuación.

Hay no-blancos, incluyendo a no-blancos en parte blancos, que apoyan al Nacionalismo Blanco. Hay blancos que apoyan al Nacionalismo Blanco, que están casados con no-blancos e incluso han tenido hijos con no-blancos. Pienso que es su mérito, pero ciertamente reconozco la validez de tu preocupación, a saber, que tal gente no puede ser portavoz del Nacionalismo Blanco, porque su compromiso con la causa es en alguna medida distinto al compromiso de blancos, particularmente de blancos que tienen hijos y así tienen una participación directa en el futuro de nuestra raza. Pero es importante hacer distinciones entre camaradas (miembros de nuestro endogrupo), simpatizantes (gente que no está en nuestro grupo pero simpatiza con nuestra causa), y aliados (miembros de grupos con intereses diferentes cuyos intereses se alinean temporalmente con los nuestros). Los no-blancos, no-blancos en parte blancos, y blancos que se han reproducido con otras razas pueden aúna simpatizar con nuestra causa o apoyarla, sin ser propiamente camaradas en nuestra lucha.

Estoy a favor de una única doctrina sobre mezcla racial, aunque no sea una simple.

1. Creo en una “amnistía” para el mestizaje distante. Si personas piensan, lucen, y actúan como blancos, y resulta que tienen una pequeña mezcla de no-blanco en su pila de leña genética, no pienso que debiéramos estar preocupados de eso a un nivel político. Ellos son parte de la comunidad racial blanca. Pero alguna gente dentro de nuestra comunidad podría desear permanecer distante y no reproducirse con tales personas, y eso para mí está perfectamente bien.

2. Hay una noción que llamo “la falacia del yerno”, que es básicamente restringir las personas que consideras blancas a quienes te gustaría tener como pariente en matrimonio. Pienso que es una noción tonta. Hay muchas personas perfectamente blancas con quienes podrías no desear reproducirte, incluyendo algunos con distantes manchas no-blancas.

3. Algunas razas son más diferentes que nosotros, y esto debe ser tomado en cuenta. Ser un 1/8 negro es por lejos peor que ser 1/8 asiático o amerindio o caucásico no-europeo, o incluso grupos muy primitivos como los aborígenes australianos, hotentotes, papúes, etc. cuyos rasgos racialmente distintos tienden a ser recesivos y así dejar pequeña mancha visible. Russell Crowe, por ejemplo, tiene algo de ascendencia maorí, pero ciertamente no parece haberlo dañado en términos de aspecto, talento, o inteligencia.

4. Dicho esto, la mezcla racial reciente – siendo un cuarto, un octavo o un dieciseisavo no-blanco, dependiendo de la fuente de la extranjería genética – debería ser suficiente para calificar a las personas como no-blancas. No son de los nuestros. Puede que sean buena gente. Les deseo bien. Pero no debería permitírseles mezclarse en nuestro pool genético – la raza blanca que estamos creando. Sea que necesitemos o no separarnos físicamente de ellos, es una cuestión pragmática. En mi “The Slow Cleanse”, señalo que los no-blancos que han pasado la edad de procrear, ciertamente no son una amenaza demográfica, y no existe razón para que deseemos enviarlos lejos, ya que en pocas décadas, de cualquier modo todos ellos morirán.

5. Así como estoy a favor de una amnistía para la mezcla racial pasada, estoy a favor de una completa prohibición de la presente y futura mezcla racial. Les he dicho de plano a hombres blancos que están casados con mujeres no-blancas que deberían o bien seguir sin hijos, o encontrar esposas blancas si es que desean tenerlos. Habrá todo un mundo afuera de los etno-estados blancos para tal gente, así que no les faltarán opciones, pero si nuestra raza ha de tener un futuro, ellos no pueden ser parte de él.

Sea que como individuo quieras o no ser completamente franco sobre tales políticas, es por supuesto cuestión de prudencia. Pero como movimiento metapolítico, necesitamos estar claros y abiertos a tales políticas.

Traducción por Aarón Garrido.

Edición por Francisco Albanese.

Enlaces originales: http://www.counter-currents.com/2015/05/the-mixed-race-mentality/#comment-209561http://www.counter-currents.com/2015/05/the-mixed-race-mentality/#comment-209601

Anuncios