Ted Sallis

El pan-europeísmo como enfoque principal reemplazará a los otros más estrechos “ismos” – ya sean nacionales, étnicos, subraciales, etc. Los “ismos” más estrechos no desaparecerán, pueden continuar existiendo, pero a un nivel inferior al de la extensa unidad pan-europea. Las dos guerras mundiales fraticidas del Siglo XX demolieron Europa, Occidente, y a la raza blanca, y aquellos que continúan promoviendo la división incluso ahora, están, lo sepan o no, trabajando para el enemigo, trabajando por la muerte de Europa y por la destrucción de la mundial fraternidad de pueblos europeos. Por lo tanto, todos aquellos que predican la división al interior de la familia europea – sea esa división genética, fenotípica, cultural, histórica, religiosa – son los enemigos del hombre europeo, enemigos de Occidente, enemigos de nuestra Identidad y nuestro futuro.

El parentesco genético reemplazará a la “pureza” racial. Según Salter, los intereses fundamentales son los intereses genéticos, y los intereses genéticos están basados en el parentesco genético. Sólo el parentesco genético es relevante para la biopolítica. Esto contrasta con el no-científico espantapájaros de la “pureza” racial que es usualmente derivado de algunas comparaciones a priori con alguna población parental escogida. Ya que todas las diferencias genéticas, independiente de su origen (e.g., la “mezcla” [real o artificial], presiones selectivas, deriva genética, etc.) influencian el parentesco genético, la medición de tal parentesco es la más inclusiva y definitiva aproximación para entender nuestros intereses fundamentales. Aceptamos el pool genético europeo por lo que es ahora y nos esforzamos por mejorarlo en el futuro. Por usar la terminología de Yockey en una nueva manera, reemplazamos completamente las obsoletas y no-científicas preocupaciones “verticales” sobre “pureza/mezcla”, por preocupaciones “horizontales” sobre parentesco genético e intereses genéticos.

La identidad biocultural total reemplazará a las identidades biológicas y culturales más estrechas como el principal enfoque del Ser Europeo. Las identidades más estrechas seguirán existiendo, pero como parte de la identidad, y las identidades más estrechas se volverán cada vez más alineadas con la identidad. Las clasificaciones biológicas y culturales en sí mismas no son disyuntivas, sólo la identidad total es disyuntiva. La solución fundamental a cualquier discordancia entre la identidad y las identidades biológicas es ésta: alinearemos nuestros intereses biológicos/genéticos con la identidad cerrando las fronteras y parando el flujo genético no-europeo en territorios europeos. Así, con el tiempo los límites genéticos entre Europa y los Otros se volverán incluso mayores y más distintos; las coincidencias entre europeos, comparados con los Otros, se volverán mayores y más integradas. Lo mismo aplica para cualquier superposición cultural entre Occidente y el resto. Ejemplos de esta posibilidad, como ejemplificados por el Levante y por China, se muestran aquí.

La biopolítica reemplazará al viejo fraude de Derecha vs. Izquierda. No nos importa si alguna política específica nuestra, o nuestro completo programa, es considerado “derechista” o “izquierdista” o cualquier etiqueta obsoleta. No somos conservadores, reaccionarios, y en ninguna manera estamos en deuda con el pensamiento “derechista”. Somos revolucionarios, esforzándonos por crear un nuevo orden.

Futurismo, no Tradicionalismo. A diferencia de algunas de las más imprudentes declaraciones en apoyo al Futurismo, no llamamos a la abolición de los museos, la desconsideración de nuestro pasado y las grandes hazañas de nuestros ancestros. Pasado, presente y futuro están vinculados. Sin embargo, miramos al futuro, nuestra verdadera Edad Dorada es la que nosotros haremos en el futuro, no es alguna suerte de delirante fantasía tradicionalista establecida en el pasado. No rechazaremos las hazañas de nuestros ancestros, pero éstos no son la suma de nuestro ser, no nos conformamos con ellos – debemos superarlos. Recordamos el pasado, pero con el propósito de estimularnos para lograr mayores hazañas en el futuro.

El realismo racional y empirismo son para los hechos, los valores y objetivos pueden ser irracionales. Así, rechazamos las viejas, deterioradas por el tiempo, objetivamente incorrectas, instintivas creencias, memes, y paradigmas que han definido el así llamado “movimiento racialista”, particularmente en Estados Unidos. Con respecto a los hechos, historia, conocimiento – la edad del dogma del “movimiento” ha terminado. Rechazamos la extravagancia misantrópica y mentiras del viejo movimiento. Con respecto a los hechos, dependemos de la racionalidad, del realismo, del empirismo – de ciencia real. Pero estas cosas no pueden proveernos de nuestros valores y objetivos – son meramente herramientas. Nuestros valores y objetivos pueden ser irracionales en cuanto emanan de nuestra visión de la realidad que queremos que llegue a ser. Pero no podemos confundir lo que queremos con lo que realmente es – ni podemos conformarnos con lo que es en lugar de con lo que realmente queremos. Lo que es –es la realidad actual, que debe ser discernido con empirismo. Lo que queremos deriva de nuestros valores, irracionales como puedan (o no puedan) ser, y para estos objetivos, el empirismo es sólo una herramienta, un medio, no un fin en sí mismo. Como parte de esto, las fantasías del Tradicionalismo – que inventa hechos falsos – deben dejarse de lado en favor de los hechos empíricos y los objetivos irracionales de un Futurismo iluminado.

El preservacionismo más eugenesia reemplaza al preservacionismo estático. No estamos interesados en preservar la estasis racial, que es biológicamente imposible en cualquier caso. En contraste, evitamos los masivos cambios genéticamente dañinos, preservando el núcleo de la esencia racial genética. Deseamos promover la eugenesia para mejorar el linaje y, también permitir la creación de nuevas mezclas estables de linajes europeos – mientras al mismo tiempo preservando también los linajes originales – para incrementar la diversidad del hombre europeo. Los intereses étnico-genéticos son compatibles con cambio genético (gradual) dentro de la raza, evitando el mestizaje, particularmente cuando ese cambio puede mejorar la aptitud, y cuando es en una magnitud no mayor a los cambios genéticos que siempre han sido parte de la existencia humana; por ejemplo, aquellos debidos a las presiones selectivas o la deriva genética al azar.

Traducción por A. Garrido.

Enlace original en http://westdest.blogspot.com/2012/12/the-fundamentals.html

Anuncios