Sebastián Vera

Me enoja el hecho de que dentro de la consulta ciudadana desarrollada en la ciudad de Santiago se incluya dentro de las opciones el cambio de nombre del cerro Santa Lucía y me enoja aún más el hecho de que esa posibilidad pueda verdaderamente concretarse, pero siempre las cosas, antes de masturbar la mente imaginando  sangrientas vendettas, hay que evaluarlas con la mente lo más fría posible.

Así, de esta forma, pensándolo bien, se entiende que la mayoría mestiza no quiera identificarse con el legado hispánico. Se intentó cubrir con un disfraz europeo a una sociedad heterogénea en lo racial y al Estado no le resultó. De la misma forma como el Estado vilipendió a la cultura indígena y exaltó la europea (en especial la francesa) durante el siglo XIX, como ahora está de moda lo indígena se está intentando dar una Identidad a las masas por este otro lado.

En lo personal, no tengo ningún problema en que un mestizo o un indio le diga al cerro “Huelen”. Es absolutamente consecuente con su realidad racial y prefiero que sea así antes que a esa gente se le quiera dar a la fuerza una Identidad europea. Para mi, seguirá siendo el cerro Santa Lucía.

mapuche_bandera

¿Que el legado europeo no es sólo racial, sino también histórico en un sentido físico o arquitectónico?
Sí, pero en este caso estamos hablando de un entorno natural (lugar), lo que no es herencia física, sino simbólica. Y será herencia simbólica nuestra mientras nosotros la reivindiquemos como tal, por lo que depende sólo de nosotros. Tampoco se está hablando de sacar la estatua de Valdivia de ahí o cualquier otra ubicación. Herencia física hay en Chile, varios fuertes y edificios coloniales. Lamentablemente, los desastres naturales, los pocos europeos llegados y su dispersión, los ataques de los indios y la poca consciencia del chileno no han permitido conservar más.
Reitero, el nombre del cerro es un símbolo y lo seguirá siendo mientras nosotros lo reivindiquemos como tal, la herencia hispana no se borrará por eso. Ha sufrido peores y más atentados. En todo caso, la herencia hispana no existe si no es aceptada como un hecho existente, aceptado o rechazado, por la sociedad. Por lo tanto, el atentado sería a nada, porque lo únicos que conocemos esa herencia hispana (o europea) somos nosotros. El nombre del cerro es un símbolo para nosotros, para nadie más, porque nadie más está consciente de estos temas. Seguirá siendo un símbolo mientras nos refiramos a él con el nombre con el que lo conocemos.

En todo caso, me agradan los efectos a largo plazo que tendría el cambio de nombre. A ver si nos enteramos de una buena vez que el Estado, y Chile en si, no nos representa y que no queremos ser parte de él, además de que somos una minoría y que debemos plantearnos como tal. La lucha desde la resistencia siempre es mejor en cuanto a resultados, y si el Estado lo fomenta como en este caso, mucho mejor.

Que el Estado se debilite me parece excelente. Que los indígenas que caminan por las calles con ropa occidental se reconozcan por fin como tales me parece algo deseable. Ellos no son mis enemigos, son mis potenciales aliados en desenmascarar las mentiras del Estado. Y si son astutos, aprovechadores y le sacan plata al Estado para beneficio suyo, cuanto mejor, deberíamos hacer lo mismo.

Las Identidades están despertando, que la nuestra aún no lo haya hecho no es culpa de los mapuche o de cualquier otro grupo no-blanco. El hecho de que ellos puedan proponer este tipo de consultas (algo impensado hace algunos años) es un fruto de un trabajo serio y organizado de auto-concientización y educación que vienen haciendo desde hace décadas. Es un mérito (aunque nos moleste, me incluyo) que ojalá algún día podamos alcanzar.

Anuncios