Jack Donovan

Así que vas a negarte a comprar algo de la compañía x, incluso aunque te fuera de beneficio inmediato el hacerlo.

Quieres “hacer pasar hambre a la bestia”, o “negarte a apoyar a una empresa que ___”.

Qué bueno.

A NADIE LE IMPORTA.

Claro, si un negocio chico tiene un puñado de clientes, y la mitad de ellos dejara de comprar en señal de protesta,  realmente podrías forzar a un dueño a replantearse su política. Es un procedimiento estándar para los izquierdistas el obligar a tiendas de papá mamá a hornear pasteles de boda para lesbianas o funarlos del negocio al acusarlos de “racistas” o “sexistas” o alguna otra ofensa a la Revolución Popular  de los Travestis Veganos Tomados de la Mano. Pasa todo el tiempo.

Pero una empresa que opera en un mercado nacional o mundial ni va a notar si 1.000 frikies radicales cambian de marca de champúA menos de que te las arregles para avergonzarlos en los medios de comunicación y tu objeción se haga viral, nadie lo notará. Es un error de redondeo.

La bestia no morirá de hambre. La bestia aún recibiendo segundos, y postres, y un cortito de esa antigua botella polvorienta de tinto de la bodega.

Tu rechazo a abrir tu precioso bolsito no sólo es inútil, sino también reduccionista. Si tu crítica de la modernidad es aquélla que nos reduce a todos a cuentas bancarias y unidades de trabajo, entonces ¿por qué reduces tu protesta de la modernidad a una transacción financiera? Puedes decir “para golpearles donde más les duele,” pero ya que no les duele, entonces ¿por qué molestarse?

Comprendo el no querer disfrutar del lujo en la decadencia insípida del Wal-Mart, pero si tienen el precio más bajo en algo necesitas para tu supervivencia o para avanzar en tus propios intereses — ANDA Y COMPRA ESA MIERDA.

A ningún mandamás le importa tu boicot personal, lo que importa es cuanto vota tu franja, por lo que negarte a comprar algo que podrías usar o pagar más por algo que podrías comprar en otro lado es mejor ascetismo auto-destructivo en el mejor de los casos, e insípida postura social de grupo en el peor. No estás haciendo pasar hambre a la bestia. Estás pasando hambre tú o haciendo pasar hambre a tu causa.

Usa al sistema. Úsalo como a una puta. Toma lo que quieras de él y deja el resto para las ratas.

Y lo que es más — en vez de boicotear, voltea el asunto.

No te preocupes por retener dinero de la gente que no te cae bien. Cóncéntrate en poner los recursos en las manos de la gente que hace las cosas que te agradan o en las que crees.

No busques la manera de evitar comprar algo de una compañía que odias. Busca la manera de comprar algo de una compañía que te agrade.

Y no dejes que lo perfecto sea el enemigo de lo bueno. Es una buena práctica en Portland el asumir que todos con los que entro en contacto son de algún tipo de Progresista, si no un completo pastel de frutas hippie. Si me preocupara por eso, nunca podría apoyar algo local. Si están haciendo algo que es esencialmente bueno, pero por todas las razones equivocadas, es probablemente aún mejor que la mayoría de las alternativas.

El dinero es sólo un medio — una forma de lograr un fin. La retención del dinero es una pelea pasivo-agresiva, no un avance positivo en la senda. Si deseas ejercer una influencia positiva, en vez de ser un bastardo miserable que siempre está en contra de todo, muéstrale a la gente en tu esfera cómo estás usando el dinero como un medio para apoyar ideas que te interesan.

Esto puede ser desagradable una vez que se entiende, como bien sabrás si has escuchado a SWPLs [1],  (o, como yo los llamo, elfos urbanos) alardear sobre comprar papel higiénico reciclado y granos de café de “libre mercado”.

Sin embargo, parece ser más eficaz que quejarse todo el tiempo, o perjudicarte financieramente a ti mismo por negarte a comprar cosas triviales al precio más bajo.

1. “Liberales Blancos Educados Bohemios”

Traducción por Francisco Albanese.

Enlace original en: http://www.jack-donovan.com/axis/2013/12/boycott-is-a-bourgeois-form-of-protest/

Anuncios